¿Sabes por qué más rápido no es siempre mejor?