Mejora tu velocidad con la planificación adecuada

September 27, 2016

Para empezar a introducir sesiones de fuerza y velocidad en tus rutinas deberías hacerlo de forma progresiva, no se puede pasar de la noche al día sin más, y mejor que sea en épocas en las que no pienses realizar preparaciones o carreras habituales, para esto es bueno que sea un previo a todo eso. Primero porque es posible que notes pequeñas sobrecargas y tensiones en músculos que antes no conocías; y segundo porque esto es una buena base para empezar tu temporada o preparación hacia algún objetivo principal.

 

Este ejemplo de plan se basa en el comienzo de pequeñas sesiones de iniciación a la técnica, fuerza y desplazamientos rápidos, aunque sesiones como la del día 1 de la semana 1, 2 y 3 se pueden empezar a realizar en cualquier momento previo a esta preparación.

 

El resto de días que corras por semana realiza rodajes cómodos, que sirvan de recuperación y realiza muchos estiramientos y movilidad articular para relajar las pequeñas tensiones que te cree correr rápido. Por último, en cualquier plan de entrenamiento que decidas llevar a cabo, y también en este, realiza solo lo que tu cuerpo pueda asimilar, no pretendas correr el número de repeticiones que se marcan si no puedes con ello ,es mejor reducir y poder volver a hacerlo que no pasarse.