Cristiano y Messi, cara y cruz del final de temporada de los dos cracks.